Con un enfoque en el transporte mediano y ofreciendo una amplia gama de camiones automáticos con tecnología japonesa, celebró en nuestro país, además, una histórica marca.

-Yoshinori Takase, Fernando Concha, Megumu Yamashiki, y Ruslan Kinebas.

-Eduardo Avayu, Ruslan Kinebas, y Fernando Concha.

-Mario Bancalari, Megumu Yamashiki y Fernando Concha.

El 2017 Hino Chile logró sobrepasar la meta de 1.000 unidades vendidas, instalándose por primera vez en el grupo mundial de elite “One K Club”, y con ello sentó una espectacular base para empezar la celebración de su 40 años, que culminaron con un evento al que asistieron destacados ejecutivos japoneses de la marca, ratificando la importancia que tiene el mercado chileno para ellos.

Su estrategia de ventas ha logrado posicionarlo como un actor relevante en el negocio, especialmente, en los segmentos medianos, orientados a pequeños empresarios flotistas con un producto automático y 100% japonés.

A esto se agrega que Inchcape-Latam Chile tomó la responsabilidad, a partir del año pasado, de la distribución estratégica de Hino en el país.

Con centros de investigación y desarrollo en Estados Unidos, Canadá y Bélgica, Hino se sustenta en la filosofía japonesa Kaizen, y a través de ella persigue la mejora continua, la eficiencia, durabilidad y confiabilidad de sus camiones, todo esto bajo los estandartes de la sustentabilidad, el respeto al medio ambiente y la innovación.

“Siguiendo ese legado, nuestro norte en Chile ha sido entregar rentabilidad a los negocios, a la economía familiar y local, y contribuir para avanzar hacia una cultura corporativa que respete la diversidad y tenga real preocupación por las personas y su entorno social”, indicó Juan Cunill, gerente Comercial de Hino Chile.

Hino tiene una  completa línea de camiones con transmisión automática nacional, con capacidades de carga desde 5 hasta 12 toneladas.

Actualmente trabaja para incorporar masivamente en el país máquinas híbridas diésel eléctricas, que serán el futuro de la movilidad latinoamericana y mundial.

A esto se suma el programa Ecodrive, dirigido a sus clientes y que une dos convicciones: innovación contante y protección del  medioambiente.