Juan Eduardo Quiroz, Presidente de la Asociación de Buses Interprovinciales, Internacionales e Industriales, ABI A.G.

En la búsqueda de mejores y eficientes métodos que permitan el cumplimiento de las normas y, al mismo tiempo, la mejor operación de los servicios de transporte que representa nuestra asociación gremial, hemos comenzado un trabajo de análisis en torno a las normativas que rigen a la industria.
De esta forma, se conformó una mesa de trabajo público-privada entre el MTT y ABI a.g, con el objeto de revisar dos reglamentos que norman los servicios de pasajeros, Los Decretos 212 y 80.
Desde el punto de vista de las interpretaciones de las normas, sus aplicaciones, cumplimientos y fiscalización, existen aristas que hacen indispensable observaciones con el objeto de hacer un reglamento que interprete la realidad de los servicios y su eficiente operación, considerando que el caso del Decreto 212 data del año 1992 y ha sido parchado permanentemente.
Los tipos de vehículos que el mercado ofrece a sus clientes superan las normativas en relación al tipo de bus o a la implementación de elementos de seguridad e invierten en permanentes aplicaciones de controles laborales paralelos, con objeto de aportar a la seguridad en la conducción de los vehículos y el adecuado cumplimiento de las normas laborales.
Sin embargo, aún existen problemas de interpretación en las inspecciones en la ruta en relación con la velocidad, las jornadas de conducción y las condiciones técnicas de los vehículos.
Paralelamente, nos enfrentamos a un Decreto 80 que es fiscalizado como un servicio de línea interprovincial sin serlo.
Permanentes temas de conflicto que deben ser subsanados con el debido análisis y cambios estructurales en las normativas, con el objeto de que su aplicación sea un real aporte y no un freno en la operación de los servicios donde prolifera el transporte ilegal sin capacitación ni las condiciones mínimas de seguridad.
Estas son algunas de las temáticas que hoy son la base que nos permite abrir un diálogo franco y de trabajo con la autoridad, con definiciones claras, que representen el actual transporte de pasajeros.