Una excelente relación precio calidad para un minibús confortable, amplio y con elementos que le dan un valor agregado y permiten al transportista marcar una diferencia al momento de ofrecer sus servicios.

Pisadera retráctil para acceder con comodidad al habitáculo. Si está la puerta abierta, el vehículo se detiene al poner la primera marcha.
Las puertas traseras se abren en 90º y 270º con un tope magnético de seguridad.
Guantera con USB y conexión 12 V sobre el manubrio, para tener acceso más directo a teléfonos y elementos más requeridos. El manubrio cuenta con controles de la radio y otras funciones para un manejo más seguro.

La palanca de cambio de seis velocidades está ubicada en una zona de fácil control.
Viene en versiones de 17+1 y 28+1 (escolar) con cinturones de tres y dos puntas para los pasajeros, respectivamente.
Controles de salida de aire acondicionado y luces sobre cada zona de asientos.
Paqueteras amplias y de fácil acceso gracias a los dos metros de altura que tiene el área de los pasajeros.

La evolución del transportes se ha dado en varios niveles y en lo que respecta al transporte de turismo, personal y escolares los llamados “pan de molde” quedaron el pasado. El pasajero hoy exige comodidad y seguridad, y el transportista busca entregar un servicio diferenciado y eficiente.


Todos esos requisitos los cumple la Ford Transit en su versión minibús que sometimos a un test drive.


La primera sensación es de estar manejando un auto ya que la envergadura del vehículo no la siente el conductor, salvo al mirar por los espejos (eléctricos y retráctiles) Su tablero es amigable en la lectura y funcionalidad, donde la mayoría de los controles se encuentran al volante.
El motor Puma 2.2 Turbodiésel, logra 133 caballos de fuerza y 350 Nm de torque, que le dan una buena respuesta al buscar una salida rápida. Además, que eroga un rendimiento que puede llegar a los 10 kilómetros por litro.

Cuenta con transmisión manual de seis velocidades, tracción 4×2 trasera y doble circuito eléctrico.


Mientras una de las baterías está destinada exclusivamente al arranque del motor, la otra alimenta al resto de las funciones.


Posee airbag para el conductor y acompañante, frenos ABS, asistencia y distribución electrónica de frenado, control de estabilidad, control de tracción y asistente de partida en pendiente.


Precisamente llama la atención la excelente relación entre el precio y los elementos que aporta. Si bien los asientos de los pasajeros no son reclinables, está la posibilidad de pedirlos con esa característica.
Existe la opción de 17+1 butacas con cinturones de seguridad de tres puntas o la versión escolar 28+1 con cinturones de dos puntas para los pasajeros. Incluso se puede sacar la última fila de asientos para disponer una zona para equipaje, aunque las paqueteras sobre los asientos entregan
mucho espacio y de fácil acceso.


Sus dos metros de altura la hacen muy funcional, con un pasillo ancho. Tiene aire acondicionado de dos zonas, donde el pasajero puede cerrar o abrir la salida sobre su asiento y también controlar las luces.
Un tragaluz en el techo ilumina naturalmente la zona media y las ventanas polarizadas de fábrica evitan el uso de cortinas y cumplen con la norma.
Para facilitar el acceso al habitáculo tiene una rampla retráctil que entra al cerrar la puerta pantográfica. A modo de seguridad, si ésta se encuentra abierta, el vehículo se detiene al poner la primera marcha.


Las puertas traseras son abatibles en 90º y 270º con un tope de seguridad magnético.También añade el Sistema Sync, que interactúa con dispositivos móviles y audio y plataformas de entretenimiento del vehículo. Y se encuentra en AutoSummit en colores plateado, azul, rojo y blanco.