Durante el mes de Marzo, el presidente de la Agetich, Juan Monasterio, se reunió en Asunción, Paraguay, con el dirigente gremial Julio Gamarra, quien es el presidente de la Asociación Gremial de Empresarios de Transporte de Carga del Paraguay (Agetrapar).
En la ocasión analizaron los problemas en común que tiene el transporte nacional e internacional de ambos países. El diagnóstico es que existe una gran oferta atomizada de transporte nacional dentro Paraguay, lo que ha significado que los valores de flete sean cada vez más bajos, quitándole rentabilidad a la actividad de una manera drástica.
En relación al transporte internacional comentaron los dirigentes que tienen problema con la excesiva fiscalización policial, aduanera y de gendarmería en territorio argentino, además del flagelo de los “piratas del asfalto”, quienes continuamente asaltan sus camiones.
“Como es sabido, cada vez que sucede un robo de un embarque en territorio argentino que va en tránsito por ese país, en el caso de Paraguay generalmente son embarques de carne con destino a nuestro país, las autoridades argentinas le cobran a las empresas de transporte los impuestos de ese embarque (presumen que la mercadería fue nacionalizada en Argentina, sin pagar los derechos correspondientes) e inmediatamente comienzan la requisa de unidades de la empresa hasta completar el monto de los impuestos, si éstos no son cancelados. En este sentido, Chile logró hace tiempo un acuerdo con Argentina que ante un evento de esa naturaleza, no se retiene ninguna unidad ni se pagan los tributos demandados, hasta que exista una sentencia final ejecutoriada por los tribunales competentes” explicó Juan Monasterio.
Uno de los compromisos adquiridos tras la reunión con Agetrapar fue brindar asesoría para ver la forma que ellos puedan también contar con este acuerdo con las autoridades de Argentina.