Directivos de FedeMaule, encabezados por su presidente, Rodrigo Inzulza, se reunieron con el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, para tratar la preocupación de ambas partes por el bypass de la Ruta 5 Sur que concesionará el MOP en los próximos meses, que aumentará en más de 35 kilómetros el trayecto de los vehículos que crucen la ciudad.
El problema de la capital regional es que actualmente la carretera la corta en dos partes, y la conectividad es pésima porque sólo hay tres pasos para unir ambos sectores, así que en las horas punta los vehículos pueden demorar hasta 60 minutos en cruzar.
Para Rodrigo Inzulza la solución era obvia y sencilla, “mejorar la conectividad”, pero el MOP decidió que se hará el bypass, a pesar del rechazo general de todas las fuerzas vivas de la zona.
“El MOP apela a la descongestión, pero Talca no tenía una problemática de congestión en la 5 Sur, lo que tiene es mala conectividad y puede haber mejores soluciones y más económicas. Estamos a dos meses de que eso se licite y acá ninguna municipalidad quiere el bypass; ni Talca, ni Maule, ni San Rafael, ni Pelarco… estamos todos alineados”, concluyó Inzulza.